Cala Salada y Cala Saladeta en Ibiza

28/09/17

Porque Ibiza es una isla conocida por sus fiestas y ambiente nocturno, os queremos enseñar otras facetas de esta preciosa isla. La isla está rodeada por multitud de playas y calas que la hacen especial y muy apta para un turismo más de relax y de naturaleza. Algunas de las calas más conocidas y visitadas que os queremos descubrir de la isla son Cala Salada y Cala Saladeta por el entorno que las rodea.

Se encuentran en la costa norte de la isla de Ibiza, en concreto en el municipio de San Antonio de Portmany. Lo mejor es encontrar coches de alquiler en Ibiza para llegar hasta este pueblo de la isla. Se trata de un antiguo poblado de campesinos y pescadores que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los pueblos más conocidos y

turísticos de Ibiza.

El pueblo es famoso por las conocidas puestas de sol en el Café del Mar y por la fiesta nocturna que acoge a jóvenes de todos los rincones del mundo. Además uno de los lugares más importantes de San Antonio es su interminable paseo marítimo, un lugar ideal para pasear en cualquier época del año.

Cala Salada se encuentra rodeada por un entorno verde poco urbanizado. Esto la convierte en una de las calas de Ibiza mejor valoradas y visitadas de la isla.

Además es una de las zonas de Ibiza donde más barcos de fondeo hay. Cala Salada surge de un acogedor entrante en la tierra que forma la cala. Su arena es fina y dorada y su agua cristalina refleja un azul turquesa ideal para fotografiar. Cala Salada suele estar llena de gente en temporada alta, ya que es una de las calas más bonitas de Ibiza.

 

 

Para los que no lo sepan, al lado de Cala Salada se encuentra su vecina, Cala Saladeta, la cual es mucho más tranquila que la primera. Los más valientes pueden llegar hasta ella escalando a través de un sendero por un acantilado rocoso. Y los que no se atrevan, pueden acceder por un camino más cómodo situado en la parte superior de ambas calas.

Cala Saladeta es, también, uno de los lugares más paradisíacos de Ibiza. Es una playa virgen de arena fina y agua de color turquesa que cuenta con una amplia zona al final donde tumbarse al sol. También tiene varias casetas varadero de piedra y no tiene ningún servicio. Si se quiere comer o tomar algo lo más cercano es ir a Cala Salada. Los mejores meses para ir son Junio y Septiembre, cuando la afluencia de gente es menor y el calor ya invita a un baño.

 

Sitio Web |

Botón a la Página principal

©Lugaresdelibro.es